El desierto de Wadi Rum

Wadi Rum es tierra de beduinos. Tierra de dunas, de riscos, de formas irreales de rocas erosionadas y cortadas por los vientos. Tierra de atardeceres rojos. Sin duda es uno de los puntos fuertes del viaje a Jordania y no podéis perderos una visita de aunque sea un día y una noche a Wadi Rum.

Wadi Rum es una extensión de más de 100 Km de norte a sur de dunas, colinas y riscos protegida por la Autoridad de la Zona Económica Especial de Aqaba y que llega hasta Arabia Saudí. Dicho organismo se encarga de la promoción del turismo en Wadi Rum, creando un ecosistema entre las poblaciones beduinas y el frágil medio ambiente del desierto.

Se recomienda visitarlo a principios de primavera o a finales de otoño, que es cuando se pueden disfrutar temperaturas más neutras. En invierno hace un terrible frío y en verano un calor abrasador. Aunque se pueden realizar excursiones de un día o incluso medio día desde Petra y Aqaba, recomendamos pasar una o dos noches y disfrutar de sus amaneceres, atardeceres y sobre todo de las estrellas, alejados de la luz de las ciudades, en las que veréis el cielo como nunca. Millones de estrellas, la Vía Láctea,…

Atardecer en el desierto de Wadi Rum - Jordania
Atardecer en el desierto de Wadi Rum – Jordania

La historia del desierto de Wadi Rum se hizo famosa gracias al omnipresente Lawrence de Arabia. En “Los pilares de la sabiduría” habla del desierto, los riscos, los colores,… y su historia esconde una trama de espías, gobiernos, revoluciones… El desierto de Wadi Rum lleva habitado desde la prehistoria y cuenta de ello dan los numerosos petroglifos y túmulos, así como las numerosas inscripciones en las rocas de las tribus nómadas. Sobre el siglo IV a. C. los nabateos se asentaron en la zona (el mismo pueblo que construyó Petra). Más adelante los griegos y los romanos también conocieron la zona y destacaban sus famosos viñedos y olivos (hoy ya no hay huella de estos).

Aunque el desierto parece inhóspito, el desierto cuenta con más de 200 especies de flores y hierbas, que los beduinos utilizan con fines medicinales desde tiempos ancestrales. Entre los más bonitos recursos podemos contar los manantiales, jardines colgantes, helechos, la menta y la hierbabuena, mamíferos, aves y reptiles.

Panorámica - Desierto de Wadi Rum en Jordania
Panorámica – Desierto de Wadi Rum en Jordania

Cómo llegar

Coche propio: Wadi Rum está a medio camino entre Wadi Musa (Petra) y el Mar Rojo (Aqaba). Es muy fácil llegar y está bien indicado el desvío desde la Carretera del Rey (King’s Road), tanto desde Aqaba como desde Petra o Ammán.

Microbus: Aunque los microbuses son poco fiables en cuanto a horarios y también en cuanto a seguridad (hay pocos accidentes, pero van como locos), es una opción económica y por la que muchos turistas (mochileros) optan. Hay microbuses a Aqaba (por 1 JOD) y a Wadi Musa (por 6 JOD). Conviene preguntar los horarios en el pueblo de Rum, ya que aunque suele haber solo uno al día, puede que para cuando vosotros viajéis, haya más (o menos).

Taxi: Es la opción más cara y hasta/desde Aqaba o Wadi Musa (Petra) suele costar entre 35 y 45 JOD.

Desierto de Wadi Rum en Jordania
Desierto de Wadi Rum en Jordania

Dónde dormir

En Wadi Rum las únicas alternativas para alojarse son los campamentos. Tendréis que dejar el coche en el pueblo de Wadi Rum y organizar el transporte hasta el campamento directamente con el gerente del mismo. Normalmente los campamentos no están muy lejos del pueblo, como mucho a unos 20-30 minutos en un agradable paseo en 4×4 por el desierto.

Tenéis multitud de opciones en booking.com y la verdad es que probablemente escojáis bien. Las opciones son bastante similares siempre. Los campamentos cuentan con buenas tiendas, una tienda central donde se hará la vida social, suelen incluir la cena típica (en nuestro caso hecha en un horno bajo la arena con el calor del sol), té beduino por la noche y música por la noche.

Nosotros nos alojamos en Desert Life Tour Camp y acabamos contentos. Lo mejor de todo fueron las noches mirando las estrellas con un té negro con sabor a cardamomo entre las manos y los atardeceres rojos. Podemos recomendarlo 100%.

Haciendo fuego y té - Desierto de Wadi Rum en Jordania
Haciendo fuego y té – Desierto de Wadi Rum en Jordania

Qué visitar

Desde el mismo campamento donde os alojéis seguramente os podrán organizar una excursión en 4×4 por el desierto. Los puntos que no pueden faltar en tu itinerario son estos:

  1. Paseo en camello desde el pueblo de Wadi Rum hasta el manantial en camello: Si nunca habéis montado en camello será toda una experiencia. Y si habéis montado, también. Es una pasada ir por la arena con estos enormes animales, tan solo guiados por un niño de unos 10 años. A la llegada al manantial podréis tomar un té y refrescaros, además de visitar unas inscripciones nabateas.

    Paseo en camello - Desierto de Wadi Rum en Jordania
    Paseo en camello – Desierto de Wadi Rum en Jordania
  2. Sandboard: Una experiencia muy chula. Hay una gran duna, que más bien parece una gran montaña de arena. Preparaos para que os entre arena hasta en el … pliegue de los calzoncillos.

    Sandboard - Desierto de Wadi Rum en Jordania
    Sandboard – Desierto de Wadi Rum en Jordania
  3. Arco de roca pequeño: Las formaciones rocosas de los riscos de Wadi Rum son impresionantes. Encontraréis grandes montañas de apariencia sedosa, otras afiladas, otras rocas con formas imposibles… una de las formaciones curiosas que podréis visitar es este arco de piedra en el que os quedarán unas fotos muy bonitas.

    Arco de roca pequeño - Desierto de Wadi Rum
    Arco de roca pequeño – Desierto de Wadi Rum
  4. Roca Champiñón: Esta roca tiene una forma curiosa, como el nombre que le dan los beduinos demuestra.

    Roca Champiñón - Desierto de Wadi Rum en Jordania
    Roca Champiñón – Desierto de Wadi Rum en Jordania
  5. Arco grande: Si ya el anterior arco nos daba algo de vértigo, este otro arco hará que nos tiemblen las piernas. Hay que escalar una gran roca y al llegar arriba uno duda si la gran roca aguantará nuestro peso (lo aguanta). Una pasada visual.

    Arco grande - Desierto de Wadi Rum en Jordania
    Arco grande – Desierto de Wadi Rum en Jordania
  6. La Gran Duna: Antes de atardecer, es el sitio perfecto para tener un súper recuerdo del desierto de Wadi Rum. Una gran duna de arena fina y rojiza. Unas últimas vistas sobre el paisaje rocoso antes de ponerse en marcha con el 4×4 hacia el campamento.

    La Gran Duna - Desierto de Wadi Rum en Jordania
    La Gran Duna – Desierto de Wadi Rum en Jordania
  7. Cena típica beduina: Los beduinos han creado una especie de hornos de varias capas que entierran durante el día bajo la arena. Con el calor que acumula, los alimentos se hacen quedando muy ricos. Dentro se preparan diferentes verduras y pollo. Todo se acompaña de ricas ensaladas, hummus, y otras pastas.
    Horno típico beduino enterrado en la tierra del desierto
    Horno típico beduino enterrado en la tierra del desierto

    Una vez desenterrado el horno, se saca esta estructura directamente y así queda la presentación. Rico y sano 🙂

    Cena típica beduina tras sacarla del horno bajo la arena
    Cena típica beduina tras sacarla del horno bajo la arena
  8. Atardecer en el desierto: Yo soy un friki de los atardeceres. Me encantan los colores que se crean. El cielo adquiere unos toques amarillos, rojos y azules que hacen que sea uno de los momentos favoritos del día. Además se crea una magia especial en estos momentos…

    Atardecer en el desierto de Wadi Rum - Jordania
    Atardecer en el desierto de Wadi Rum – Jordania
  9. Ver las estrellas en el desierto: Sin duda merece la pena pasar la noche en alguno de los campamentos. A parte de vivir todo lo descrito hasta ahora, podréis pasar un rato muy agradable en torno a la hoguera. Cantando con los beduinos. Tomando un té con sabor a cardamomo. Y sobre todo, podréis ver uno de los mayores espectáculos del desierto: las estrellas. Sin la contaminación lumínica a la que estamos acostumbrados en nuestras ciudades, descubriréis un cielo como no lo habíais visto antes… Probablemente veréis por primera vez la Vía Láctea, estrellas fugaces, y otras muchas estrellas… os dejo una foto que pudimos hacer con nuestras cámaras y que aunque es preciosa, no hace honor a la realidad.
Estrellas en el desierto de Wadi Rum - Jordania
Estrellas en el desierto de Wadi Rum – Jordania

Y hasta aquí llego nuestro viaje por el desierto. 2 maravillosas noches en las que dormimos como niños y en las que disfrutamos de la magia del desierto.

 

Y vosotros, ¿habéis pasado la noche en el desierto de Wadi Rum en Jordania?

¿Conocéis otros desiertos en el que hayáis vivido experiencias mágicas?

¡Contádnoslo todo!

 

 

¡Vótanos! 🙂

Deja un comentario